Odontología estética

Restaurar los dientes es una ciencia, embellecerlos es un arte

Odontología Estética

La estética dental ha dejado de ser un capricho, una sonrisa bonita no sólo es deseable por motivos puramente estéticos sino porque se ha convertido en síntoma de buena salud.

La cara es lo primero que miramos cuando nos relacionamos y eso nos da idea de la enorme relevancia de lucir una sonrisa bonita y agradable; actualmente existen diversas técnicas que se pueden aplicar para conseguirla , como son el blanqueamiento dental, el recontorneado gingival, carillas de porcelana o composite...

01. Blanqueamiento dental
El blanqueamiento dental es un tratamiento estético que permite aclarar varios tonos el color de los dientes, solucionando el problema de color producido por causas como determinados medicamentos o sustancias colorantes como te, café, tabaco, vino tinto entre otras sustancias y alimentos, no teniendo efecto blanqueador sobre ningún tipo de restauraciones como composites, amalgama, coronas... como tampoco produce ningun daño en las estructuras del diente. Una condición indispensable para conseguir resultados óptimos con el blanqueamiento que el paciente esté libre de sarro dental y las encías en correctas condiciones (libres de sangrado y gingivitis) También disponemos de la técnica del blanqueamiento interno que es el destinado a mejorar el color de aquellos dientes tratados con endodoncia que han sufrido oscurecimiento posterior al tratamiento de conductos. En nuestra consulta combinaremos según cada caso individualmente, blanqueamiento ambulatorio (en casa), blanqueamiento profesional en clínica con o sin LASER dependiendo de las necesidades de cada paciente.
02. Carillas de porcelana
Son unas láminas de porcelana que se adhieren a la cara frontal de los dientes para cambiar su forma, color o posición y mejorar así su aspecto estético. Muchos actores y actrices de cine, cantantes y famosos ya han mejorado -sin que se note- el diseño de su sonrisa mediante este tipo de carillas. Con esta técnica conseguimos resultados muy satisfactorios sin ser agresivos con el diente, ya que únicamente necesitamos preparar ligeramente la cara frontal de los dientes a tratar.
03. Carillas de composite
Esta técnica nos permite sin prácticamente tocar los dientes y en una sola sesión clínica la corrección de forma, color, tamaño, posición, diastemas (separación entre dientes) hasta conseguir mejorar la sonrisa del paciente, siendo por ello una técnica predecible y conservadora. Estas carillas se unen mediante un adhesivo especial al diente, tan resistente que no se separaran. Al ser realizadas por el odontólogo directamente facilita y simplifica su posterior mantenimiento en el tiempo, al no intervenir en el proceso el laboratorio protésico.
04. Coronas de porcelana
Cuando los dientes están muy deteriorados necesitamos envolverlos en su totalidad para protegerlos ante posibles fracturas, para ello realizamos las fundas o coronas de porcelana, con las cuales obtendremos resultados altamente estéticos como con las carillas ya que no contienen núcleo metálico oscuro como las realizadas en metalporcelana. La porcelana es una material totalmente biocompatible lo que conlleva que no se produzcan reacciones adversas (como alergias) y con el tiempo, a diferencia de las coronas con metal, no aparecerán bordes metálicos antiestéticos ni encías oscurecidas por falta de luminosidad. En aquellos casos en que el/los dientes a tratar tengan un color muy oscuro podremos optar por las coronas de porcelana con núcleo de zirconio, diseñadas y fabricadas por ordenador mediante tecnología cadcam dental, que nos permitirán ocultar ese oscurecimiento sin tener que recurrir al metal, ya que el zirconio es muy opaco y oculta el color oscuro con éxito.
05. Incrustación (Inlay-onlay-overlay)
Son restauraciones indirectas realizadas por el laboratorio protésico para reparar dientes con lesiones de caries moderadas/graves que tengan suficiente estructura dental remanente sana para asi evitar colocar corona y mantener esa estructura intacta. También las podemos usar para restaurar dientes fracturados si el daño no es tan importante como para requerir corona. Se realizan bien con porcelana o resinas compuestas siendo colocadas mediante técnicas adhesivas. Al intervenir en el proceso el laboratorio se realizaran en dos sesiones clinicas, la primera en la que prepararemos el diente y tomaremos el molde que mandaremos al laboratorio donde fabricaran la incrustacion a la medida, y la segunda sesión en la que la probaremos y cementaremos.

¿Tienes alguna pregunta?